El secreto de la eterna juventud

No te engañes, va a estar fría. Pronto se pasa.

¿Pensabas que esta cara de juvenil se mantenía sóla? Pues claro que sí.

Pero hay algo todavía más importante, rendir.

¿Cómo hacer que cada día puedas dar el máximo?

No es cuestión sólo de una buena planificación, comida y descanso.

¿Cómo conseguir un plus en la recuperación?

Muy fácil: poner agua en el punto de congelación, vamos, lo que viene siendo convertirla en hielo.

  1. Pon el tapón a la bañera.
  2. Abre el grifo de la fria.
  3. Saca los tuppers del congelador y deja las espinacas dentro. No, a ver, coge los cubitos de hielo…
  4. Llena la bañera a gusto, genial por encima del ombligo para luego sumergirse.
  5. Espera entre 5-7 minutos criogenizándote al estilo Walt Disney.
  6. Sal, sécate y abrígate como si no hubiera mañana.
  7. Entrena al día siguiente sabiendo que podrás recuperar gracias al arte de congelar.

Los beneficios de la crioterapia y por qué funciona realmente son conocidos:

  • Baja el nivel de inflamación.
  • Ayuda a oxigenar los tejidos por su efecto sobre la circulación.
  • Relaja los músculos.
  • Disminuye el dolor.
  • Eleva los “agudos” en gente no iniciada.

Ahora sabéis por qué los esquimales no tienen arrugas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: